667 62 01 71 miguel@qinatura.com

taller mindfulness niños copyMinfulness es una técnica basada en la meditación que persigue tomar consciencia del momento presente, del aquí y ahora que vivimos. Es una toma de consciencia amplia y profunda, donde se presta atención a las emociones, sensaciones y pensamientos que vivimos en cada momento., sin juicios, aceptándo la realidad tal cual es con la curiosidad propia de un niño.

Ejercicios de concentración y relajación, el trabajo con la respiración o suaves ejercicios de yoga o qi gong ayudan a ir mejorando la percepción que tenemos de nuestra realidad, y por consiguiente a mejorar nuestra comprensión de la misma.

Numerosos estudios han desmostrado los beneficios que la práctica del mindfulness aporta a los niños en distintos ámbitos,como los relacionados con la salud, el bienestar psicológico, las competencias sociales o el rendimiento académico de niños y adolescentes.

Los 11 Beneficios del mindfulness en los niños:

1) Control de la impulsividad.

2) Mejora de la concentración.

3) Sentir y experimentar mayores niveles de bienestar. Sentirse mejor, más sereno y calmado.

4) Potencia la memoria.

5) Mejora de la salud en general.

6) Mayor autocontrol.

7) Aprender a ser consciente del momento presente.

8) Es una gran herramienta para la reducción del estrés.

9) Aumento de la creatividad.

10) Aprender a relajarse

11) Mejora de las relaciones con su entorno.

Además su puesta en práctica en las escuelas ha demostrado la mejora del rendimiento académico y un incremento del autocontrol de las emociones negativas.

Realización de prácticas

En Qinatura proponemos una sesión semanal de una hora en la que realizaremos distintas actividades encaminadas a que el niño tome consciencia de su propia realidad (sensaciones, emociones y pensamientos).

Dada la característica atencional en esta edad, será más sencillo comenzar a practicar Mindfulness si los juegos y ejercicios llevan a observar con detalle y explorar el medio que les rodea, con prácticas que lleven a agudizar su percepción del ambiente.

La introducción en estas prácticas y su aplicación en la vida diaria de los niños mejorará la percepción que tienen de su entorno, adquiriendo un hábito que le ayudará el resto de su vida.