Para quienes se culpan a sí mismos. Incluso cuando algo les sale bien, piensan que podían haberlo hecho mejor, y nunca están satisfechos de sus esfuerzos o de sus resultados. Trabajan mucho y sufren demasiado con los errores que se atribuyen a sí mismos, aunque sean cometidos por terceros.

Dr. E. Bach.