Para quienes, sin razón suficiente aparente, se han resignado a cuanto ocurre, y se limitan a pasar por la vida, tomándola como viene, sin esforzarse por mejorar las cosas y hallar contento. Se han rendido sin lamentarse a la lucha por la vida.

Dr. E. Bach.