Para los que se ven frecuentemente atacados por pensamientos como la envidia, los celos, la venganza, la sospecha, o padecen distintas formas de vejación.

Por dentro pueden sufrir mucho, aun cuando no exista una causa real de su desdicha.

Dr. E. Bach.