“Remedio indicado para emergencias, accidentes, ataques o repentinas enfermedades. Especialmente en casos desesperanzados, o cuando el enfermo está muy asustado o aterrorizado, o si la condición es lo bastante grave como para causar inquietud a los allegados.”

E. Bach.