Los que piensan mucho en las necesidades de los demás, tienden a cuidar con exceso a los niños, a sus familiares, amigos y siempre encuentran algo que enmendar. Están continuamente corrigiendo lo que les parece mal y disfrutan haciéndolo. Quieren estar cerca de las personas que les preocupan.

Dr. E. Bach.