Para quienes, en la salud o en la enfermedad, les gusta estar solos. Gente muy callada, que se desplazan sin hacer ruido, hablan poco y con voz suave. Muy independientes, capaces y seguros de sí. No suelen influirles las opiniones de los demás. Son reservados, se apartan de quienes los rodean, se mantienen distantes y siguen su propio camino. Con frecuencia inteligentes y con talento. Su paz y serenidad es una bendición para quienes los rodean.

Dr. E. Bach.