Tuina

anicent-tuina

Catorce siglos antes de la era cristiana ya aparecen anotaciones de “Anmo” en caracteres tallados sobre concha de tortuga. Pero sería en la dinastía TANG (año 618-907) la época en que floreció esta técnica curativa. Los intercambios culturales, económicos y técnicos producidos durante este tiempo ayudó a que la Tuina se difundiese por Japón, Corea, India y Vietnan, pasando de ahí a otros países del mundo.

La dinastía Ming fue otro momento de expansión del “Anmo”, destacando sobre todo la instauración del masaje infantil.

Hoy el Anmo es una terapia natural que se aplica ampliamente.

El Anmo es una terapia física, para el cuerpo humano. Sus métodos aplicados pueden producir la fuerza, el calor y la corriente bioeléctrica. Estas energías físicas pueden causar cambios patológicos y fisiológicos, que pueden llegar a curar enfermedades, relajar la mente y el cuerpo y mantener la salud.