667 62 01 71 miguel@qinatura.com

daoyintuEscrito Qigong, pronunciado Chi Kung, es una técnica de salud china con miles de años de antiguedad que conjuga posturas físicas, técnicas de respiración y la concentración en la unión de movimiento y respiración

La palabra Qigong (Chi Kung) se compone de dos palabras en chino. Qi se pronuncia chi y podemos traducirlo como la fuerza vital o energía vital que fluye a través de todas las cosas en el universo.

La segunda palabra, Gong, pronunciado Gung, significa el logro, o habilidad que se cultiva a través de la práctica constante. En conjunto, el Qigong (Chi Kung) significa cultivar la energía, que es un sistema practicado para el mantenimiento de la salud, la curación y el aumento de la vitalidad.

Qigong integra posturas físicas, técnicas de respiración y la atención

La práctica de Qigong pueden ser clasificadas como de lucha, médico, o espiritual. Todos los estilos tienen tres cosas en común: todos ellos implican una postura, (ya sea en movimiento o estacionario), técnicas, y la concentración mental para respirar. Algunas prácticas aumentan el Qi; otras lo hacen circulan, lo utilizan para limpiar y sanar el cuerpo, almacenarlo, o emitir Qi para ayudar a curar a otros. Las prácticas varían desde los estilos internos blandos a los estilos externos y más vigorosos. Sin embargo, los movimientos lentos y suaves de la mayoría de las formas de Qigong pueden adaptarse fácilmente, incluso para personas con problemas y puede ser practicado por todos los grupos de edad.

Al igual que cualquier otro sistema de atención de la salud, Qigong no es una panacéa, pero sin duda es una práctica muy eficaz para cuidado de la salud. Muchos profesionales de la salud recomiendan Qigong como una forma importante de la medicina alternativa complementaria.

Qigong crea una conciencia de las influencias y las dimensiones de nuestro ser que no forman parte de los programas de ejercicios tradicionales. La mayoría de las otras formas de ejercicio no involucran el sistema de meridianos utilizados en la acupuntura ni hacen hincapié en la importancia de añadir la intención consciente y técnicas a los movimientos físicos de respiración. Cuando se añaden estas dimensiones, los beneficios del ejercicio aumentan exponencialmente.

Los movimientos rítmicos y suaves de Qigong ayudan reducir el estrés, desarrollan la resistencia, aumentar la vitalidad, y mejorar el sistema inmunológico. También se ha compobado que mejoran el sistema cardiovascular, respiratorio, circulatorio, linfático y las funciones digestivas.

Aquellos que mantienen una práctica constante de Qigong creen que les ayuda a recuperar una vitalidad juvenil, a mantener la salud, incluso en la vejez y ayuda a acelerar la recuperación de la enfermedad. La investigaciones científicas realizadas en occidente confirma que el Qigong reduce la hipertensión y la incidencia de caídas en la población anciana. Uno de los efectos más importantes a largo
plazo es que el Qigong reestablece la conexión cuerpo / mente / alma.

Cuando se integran estos tres aspectos de nuestro ser (cuerpo, mente y espíritu), se fomenta una actitud positiva ante la vida y ayuda a eliminar las actitudes y los comportamientos nocivos para nosotros mismos y para los demás. También crea un estilo de vida equilibrado, que aporta una mayor armonía, la estabilidad y el disfrute.

Hay una amplia variedad de prácticas de Qigong. Varían desde las simples formas, estilos internos con los externos más complejos y desafiantes. Ellos pueden interesar y beneficiar a todos, desde el más desafiado físicamente a la súper atleta. Hay clases de Qigong para los niños, los ancianos, y cada grupo de edad en el medio. Qigong se puede practicar en cualquier lugar o en cualquier momento, no hay necesidad de comprar ropa especial o para unirse a un club de salud.

El gran atractivo del Qigong es que todo el mundo puede beneficiarse, independientemente de su capacidad, la edad, el sistema de creencias o circunstancias de la vida.

Cualquiera puede enriquecer su vida mediante la incorporación de Qigong a su rutina diaria. Los niños aprenden a canalizar su energía y desarrollar una mayor concentración; los trabajadores de oficina utilizan el Qigong para reducir el estrés; las personas mayores que participan en movimientos suaves para mejorar el equilibrio y la calidad de vida; los cuidadores abrazan esta práctica para desarrollar su capacidad de ayudar a los demás…

Las ventajas son múltiples y difíciles de cuantificar y explicar en un simple artículo. Por ello cuando los principiantes preguntan, “¿Cuál es el aspecto más importante de la práctica de Qigong?” La respuesta correcta es “simplemente ponte a hacerlo”